sábado, 26 de enero de 2013

NAVEGACIÓN ROMANA

La antigua Roma designa al Estado surgido de la expansión de la ciudad de Roma, que en su época de apogeo, llego a abarcar desde Gran Bretaña al desierto del Sahara y desde la Península Ibérica al Eufrates, provocando un importante florecimiento cultural en cada lugar en el que gobernó. Tras su fundación ( según la tradición en el año 753 a.C. por Romulo y Remo) Roma fue una monarquía etrusca. Después ( 509 a.C. ) fue una república latina, y en ( 27 a.C. ) se convirtió en un imperio.


La importancia del comercio:
Los romanos comerciaban primeramente por tierra, construyeron buenos caminos a los que le llamaron calzadas romanas para transportar sus mercaderías con otros pueblos de la región.
Esta red de caminos favorecía la defensa del territorio, pues permitía un rápido traslado de tropas a los lugares en que ocurrían problemas.
Para que todo este comercio inmenso funcionara Roma tuvo que construir puertos, rompeolas, almacenes, diques secos, faros etc., y tenían libros dedicados a estas materia donde se explicaba cómo hacer la construcción de un puerto, especificando la calidad de los suelo marino donde se iba a edificar, como era el oleaje, tipo de materiales que se iban a usar etc.
El comercio fue mejor por mar ya que el costo de transporte por mar era 60 veces menor que por tierra. Sus principales puertos fueron: Ostia, Cesarea, Puteoli, Gades, Miseno, Portus, Civitavecchia etc.
La tradición de construcción naval romana viene de otras culturas mediterráneas, tales como la fenicia, griega y la cartaginesa.
Los romanos en su origen eran una potencia terrestre, pero en el mar eran débiles, dado que durante las guerras Púnicas la mayor parte de los combates tuvieron lugar en ultramar, especialmente en Sicilia, Roma se vio obligada a disponer de una flota poderosa que pudiera contrarrestar el poderío naval de otras pueblos como el cartaginés. En el año de 260 a.C se construyo una importante flota romana compuesta por 150 quinquerremes y trirremes, la cual operaba cerca del Estrecho de Messina, entre Sicilia y Calabria.
La marina romana tenía dos bases importante, asi como varias de menor categoría. Las dos flotas principales que controlaban el Mare Nostrum (mar nuestro) fueron:

  • Classis Misenensis.-Esta base naval fue la mas grande de la Armada romana. Controlaba la parte oriental del Mar Mediterráneo. En el año 330, las naves se desplazaron a Constantinopla, nueva capital del Imperio Romano.
  • Classis Ravennatis.- Con base en Ravena desde el año 27 a.C., fue utilizada para controlar la parte occidental del Mar Mediterraneo. En el año 330 las naves se trasladaron a Constantinopla.
-Barcos Mercantes:
Los romanos tenían varios tipos de barcos mercantes según su uso, de pesca, de recreo, mercantes pequeñas, medianas y grandes, según el tonelaje que trasportaban.
Al observar la forma del casco de los barcos mercantes romanas podemos distinguir tres tipos diferentes:
-Uno caracterizado por una proa convexa y una popa redondeada alzada por encima de la roda.
-El segundo tipo, menos frecuente, con proa y popa simétricas.
-El tercero, fácilmente diferenciable por su proa cóncava en forma de espolón y una popa similar a las anteriores.
La forma de la popa se aprovechaba para instalar los habitáculos y para añadir elementos decorativos, como el cuello de cisne que remataba el codaste. La proa y las velas eran también decoradas con divinidades protectoras o escenas mitológicas.
La unión de las tablas del forro se hacía mediante pequeñas lengüetas rectangulares que encajaban en sus correspondientes mortajas practicadas en el canto de las tracas. Estas piezas se aseguraban por medio de dos o tres clavijas cilíndricas. Hasta el siglo III aproximadamente, el proceso de construcción del casco, heredado de la tradición griega, consistía en levantar primero el forro para después reforzarlo interiormente con las cuadernas.
Sin embargo, a lo largo de la época romana se ensayaron otros métodos que serán el antecedente de la construcción sobre cuadernas. Sistema este que, desde la Edad Media llegara hasta nuestros días y que consiste básicamente en construir un armazón de cuadernas, unidas a la quilla, para después adosar el forro sin necesidad de ensamblar las tablas entre si, sino directamente a las cuadernas.
La capacidad media de carga de los navíos mercantes oscilaba, dependiendo de sus dimensiones, entre 3.000 y las 5.000 ánforas de 26 litros de producto, mas 17 o 18 kilos de peso del envase. Esto supone unas 130 a 200 toneladas de carga, a las que habría que sumar el peso de la embarcación para conocer el desplazamiento.
La velocidad de estos navíos que se desplazaban por el mediterráneo, en condiciones de viento favorable, podía alcanzar los seis nudos, recorriendo, según las fuentes escritas, 935 millas náuticas, distancia existente entre Gibraltar y el puerto de Ostia, en siete días.
El sistema de gobierno de estos barcos consistía en dos enormes remos situados en la popa. Estos timones se accionaban por medio de una caña, consiguiendo, con un solo hombre, el rumbo deseado. El velamen de estas naves era generalmente una vela cuadra arbolada en un único mástil.
A partir del siglo I d.C. comienza a usarse, según fuentes iconograficas una pequeña vela instalada en un mástil inclinado en la proa del barco. En algunos mosaicos aparecen representadas embarcaciones con tres velas, todas ellas cuadras, e incluso una vela de gavia triangular.
Otro accesorio de los barcos eran las anclas, normalmente construidas de madera con cepo, zuncho y uñas de plomo.



-Barcos de Guerra:
  • Birreme Romano (dos remos)                                                                                                                 
El birreme era impulsada por dos órdenes de remos y con un mástil en el centro de su eslora.  La característica más notable de estos navíos, eran rápidos y maniobrables, de escaso calado, fue su estrecha pasarela de combate y su poderoso espolón en forma de cuerno.                
La pasarela de combate albergaba a las tropas de infantería que, durante la batalla, tenían como misión la defensa del barco y el abordaje del contrario.
Estructura de un birreme

Estructura de un trirreme

  • Trirreme (tres remos)
Media al rededor de 50m de eslora y portaba una vela cuadra. Sus tres órdenes de remos lo impulsaban con gran velocidad contra el barco enemigo, cuando el espolón se clavaba en el barco enemigo dejaban caer el cuervo que era una plataforma de asalto con un gancho que caía en el barco enemigo impidiendo separarse ambas naves. Así unidos los dos barcos, las tropas de asalto pasaban al buque adversario trabándose una lucha cuerpo a cuerpo que terminaba con la captura de uno de los barcos.
Posición de los esclavos en el trirreme




  • El cuadrirreme (cuatro remos)                                                                                                          
Tenía dos niveles de remeros, y por lo tanto tenía menor eslora que el quinquerreme, mientras que su manga era aproximadamente la misma. Desplazaba alrededor de 60 toneladas y capacidad para unos 75 marineros. Debido a su gran velocidad y maniobrabilidad fue clasificado como la principal embarcación ligera.
 
Estructura y Posición de los esclavos en el cuadrirreme

Estructura de un quinquerreme

  • El Quinquerreme (Cinco Remos):
Era un barco propulsado por remos, desarrollado a partir del trirreme. Fue usado por los griegos, cartagineses y romanos, desde el siglo IV a.C. hasta el siglo I d.C.
Cuando la república romana, que hasta entonces carecía de una flota importante, y se vio envuelta en la Primera Guerra Púnica con Cartago, el Senado romano mando a construir una flota de 100 quinquerremes y 20 trirremes.
Transportaba un total de 420 tripulantes (300 eran remeros) Constaba de  90 remos por cada lado, y 30 filas de remeros.
Tenía una eslora de unos 45 metros y una manga de 5 metros al nivel del agua, con la cubierta de 3 metros por encima del mar, y desplazaba alrededor de 100 toneladas.
Posición de los esclavos en un quinquerreme

Estructura de un hexarreme

  • Hexarreme (seis remos):
Este diseño se atribuye a Dionisio de Siracusa, final de su reinado. Estos eran buques insignias y navíos de representación en misiones diplomáticas, por su enorme porte, estos desplazaban unas 120 toneladas.
  • Galera Liburnia:
Era una embarcación que tuvo su origen en Liburnia, en la costa del Adriático, y que se empleaba en la piratería de esa época.
La construcción de estas galeras usaba maderas de ciprés, alerce y abeto.
Con el auxilio de este tipo de naves de guerra venció Augusto a la flota de Marco Antonio y Cleopatra en la memorable Batalla de Accio debido a lo ligeras y maniobrables que eran en comparación a las monumentales pero lentas galeras y desde entonces se le dio preferencia en la Armada Romana.
Estas naves que servían también para escoltar a las naves mercantes romanas en sus travesías por el Mediterráneo para protegerlos de naves piratas.

  • Adelantos de la armada romana:
El Arpax o Arpajo.- Especie de catapulta que se situaba sobre la cubierta de las naves de guerra y disparaba garfios que enganchaban en las naves enemigas, a una buena distancia, para poder acercarlas y así abordarlas. Su inventor fue Marco Vipsanio Agripa (general y político romano).



Videos relacionados con la navegación e infraestructuras navales en el Imperio Romano:




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada